Un amigo que se nos adelantó en el camino

gerrimo3

Con Gérrimo tuve una relación relativamente larga en el tiempo, nos encontrábamos circunstancialmente por azar de viajes. Fue una amistad monotemática, en razón de que hablamos siempre de libros.

Qué estulticia, qué desquicio

efer2_200x200

Por Efer Arocha. La razón, lo lógico, que debiera ser el horizonte de las conductas humanas, se encuentra tan lejos, tan lejos, que está aún en la Edad de Piedra. De ahí que fuimos sorprendidos con el resultado del plebiscito de ayer en Colombia, hecho inexplicable para la prensa mundial que fue testigo de la […]

Nadaismo, paz y poesía

jotamario_fal1_750x420

Por Efer Arocha. El viernes 13 de mayo en el salón de Francia América Latina, en París, Ciudadan@s por la Paz de Colombia y Vericuetos, dimos la bienvenida, al aguerrido y temible poeta nadaísta Jotamario Arbeláez y aplaudimos la lectura de poemas, de la poeta Ángela García.

La precariedad para ascender a lo humano

efer2_150x150

Los dolorosos acontecimientos de París, son un material que permite análisis en múltiples campos. Hay unos que resultan prioritarios en razón de que son importantes para el esclarecimiento de los hechos.

Pirografilofobia en Estrasburgo

efer2_150x150

El 31 de junio del año en curso, en la ciudad de Estrasburgo en el parque de l’Orangerie -El Naranjal-, una pequeña biblioteca fruto de un proyecto bellísimo de Jean Luc Dejean, Benoît Kah y Enrique Uribe, fue destruida por un incendio criminal.

Exilio político colombiano

Por Efer Arocha. El exiliado político es una parte constitutiva del conflicto, por ser él un elemento de acción en el campo de la contradicción entre lo democrático y anti-democrático, sea como opositor en el área de las ideas, en las luchas por las reivindicaciones sociales, en la ideología o en la crítica de las armas.

Un buen acierto del Rómulo Gallegos

pablo-montoya4

Ciudadanos por la Paz de Colombia, se regocijan por el premio Rómulo Gallegos otorgado al escritor Pablo Montoya Campuzano, premio que la República Bolivariana de Venezuela concede cada dos años a un escritor latinoamericano en reconocimiento y estímulo a la calidad literaria.