Carta a Vericuetos a Ciudada@s por la paz

Por Jesús María Stapper

Bogotá D.C., Noviembre 28 de 2016
Señor escritor
Efer Arocha
Revista VERICUETOS
Ciudadanos por la Paz de Colombia
Paris.

Sucedió hace pocos días en París, bajo el influjo claroscuro y nostálgico de una tarde-noche que transportaba lluvias embarazadas de “percances oníricos”, traían rumores de los vientos milenarios que aquel día llegaron a la hora señalada, portaban en sus estandartes las audaces estrategias vivificantes de un frío recalcitrante: colores del sayo de este otoño francés; con lunas móviles que serpentean en los ojos de quien con afecto nos mira; un “vaso repleto de mojito” servido con sabor al milagro de la fruta de la buena esperanza; voces con versos trepidantes que acaudillan vibrantes momentos de las viejas heridas cuando para resucitar: sonríen; viajes imposibles con los estigmas del pincel peregrino que nos entrega nuevas pieles de inverosímiles universos; en la pared del firmamento un tapiz insomne que mágico pinta Patrias… lejanas e inolvidables Patrias… tan nuestras, tan Nosotros. Sorprendido ante el fulgurante hechizo, en este corazón mío se narró una historia inolvidable. Sobre mi espíritu de soñador latinoamericano, re-cayó como prodigio, una embriaguez con otra estirpe… ¡otro canto! Otro sueño. Otro despertar. Como suspiro inmortal del cóndor andino fui envuelto por sus alas de epopeya. En la soirée de los corazones sonaron la quena, la zampoña, y la guitarra y quizás… el arpa. Eco sincero y perdurable de la Hermandad Amerindia en “otras tierras”… En “Otras latitudes”. Abrazarnos como familia más allá del olvido, del ostracismo, de toda lejanía, de todo exilio, de las arrugas y de los gestos del tiempo. ¿Cómo no sorprenderse ante un alud de generosidad? ¿Cómo no estremecerse ante el encuentro que nos hace ¡uno! en la palabra… en el arte… en el sueño? Ese decir constante que nos prodiga, el indicarnos con válidos alfabetos en los espejos de América: lo que ¡Somos! Beber con amor la sangre que nos narra… que multitudinaria grita: Perú, Chile, Ecuador, Venezuela, Colombia… Incluso Republica Dominicana. América Latina en pleno. Incluso Madagascar… o una isla cercana. Incluso Francia. ¡Así fuimos una noche en Europa! Así somos en el Mundo.

Gracias Revista Vericuetos. Gracias Ciudadanos por la Paz de Colombia. Gratitud a todos.

Jesús María Stapper