Ciudadanos por la paz de Colombia de París se felicita por la firma de los acuerdos

NOS ENCONTRAMOS DE PLACEMES

Tan larga espera, tantos anhelos y soñares postergados en insomnes noches de pálpitos y sobresaltos al sentir sus pasos que no se acercan, sino que toman la dirección de la lejanía y en una agonía indescriptible va silenciándose hasta callarse cual mudez de una roca andina. Una y otra vez anuncia su llegada y con pompa alborozada nos disponemos acogerla en regocijos de edades añosas, infantiles, juveniles y adultas. Ella transida tiene que devolverse porque quienes la odian se interponen a su paso y la hieren.

Pasan los días, meses, años y décadas; mientras que el tiempo empolva cada cifra y finalmente cubre de sarro y lama de vejez la espera. Tanta espera que hasta la esperanza duda. Sin embargo, nosotros ciudadanos y ciudadanas del común, lejos y muy lejos que estamos del árbol donde te posaste, no dudamos en ayudar a prepararte el camino para que hoy en una embriaguez de alegría al unísono, todos los hijos de esa tierra fértil y todo poderosa, gritemos rasgando los confines de donde brota el tricolor nacional, ¡viva para siempre la Paz de Colombia¡