El Papa en Colombia

La visita del Papa Francisco a Colombia repercute en distintas direcciones, empezando por lo social, político y particularmente en los problemas candentes de la nación como es la guerra y la paz. En cuanto a la última, su efecto para el futuro del país es inmediato y notable; él ha sido un verdadero mensajero para reconciliación de todos los colombianos, su voz suave y tranquila se trasformó en un grito contra los odios, un aliento de búsqueda para hallar el camino de la tolerancia; sus homilías están cargadas de un fuerte optimismo y esperanza para resolver el conflicto verdaderamente y como lo dijo “ya huele a siglo”. Su mensaje conmovedor sobre el sufrimiento fue sellado con el testimonio de las víctimas que le imprimieron el dolor absurdo del fratricidio entre colombianos. Voz aplaudida por una muchedumbre de miles y miles en todos los lugares donde estuvo desde la capital a la provincia. Nosotros, Ciudadanos Por la Paz de Colombia nos aunamos al mensaje de ésta personalidad religiosa, pronunciado a nuestros conciudadanos y en nuestro propio suelo. Anhelando que su eco sea durable en el tiempo y también herramienta de comprensión que permita establecer un clima de entendimiento que eliminé tanto los odios como los rencores, particularmente las venganzas. Sin lo cual no podremos ser un país digno y presentable en el contexto internacional y mucho menos junto y solidario.