El hombre que resistió con los libros

Gerardo Rivas, Gérrimo, (Sogamoso 1940), editor de numerosas obras tanto consagradas como nuevas, murió en Bogotá este 23 de enero.

Su pasión por editar se había iniciado en 1964 cuando rondaba apenas los veinticuatro años de edad. Se trató de una antología del cuento en Colombia que precariamente financió mediante la venta de cupones.

Esta osadía no fue reconocida por el dueño de la imprenta que intenta forzar el pago de lo que quedaba faltando metiéndolo a la cárcel por algunas semanas. Pero nada doblegaría su decisiòn de publicista que lo llevó a editar joyas bibliográficas como las Obras de Bolivar, las Crónicas de la Conquista de Juan de Castellanos pero sin dudar en publicar algo nuevo o desconocido que él considerara valioso.

Sus decisiones editoriales estuvieron lejos de apoyarse en algo parecido a un análisis de mercado. Hacía grandes esfuerzos para financiar una edición e independiente de los resultados monetarios, ya tenía en mente varios proyectos más. Actuó en su campo no como un Quijote sino como alguien de una voluntad inquebrantable. Fue una persona con fuertes convicciones de izquierda pero alejado de dogmatismos. No le incomodó la austeridad pero sí gozó la vida compartiendo con sus amistades diversos temas históricos, sociales, políticos y literarios que lo animaban a realizar proyectos editoriales.

El último libro que publicó Gerardo Rivas fue la Obra Lírica de Federico García Lorca . Se apoyó en sus amistades como cincuenta años antes lo había hecho la primera vez. Financió la edición con la venta anticipada de ejemplares. A quienes colaboramos para que arrancara esta publicación nos incluyó en una lista que él generosamente llamó de “coeditores” .

La vida de “Gérrimo” como editor coincide con un periódo trágico de la historia de Colombia y al final él compartió la ilusión de que el Acuerdo de Paz auguraba mejores tiempos y por eso expresaba su pública indignación con quienes querían entorpecer esta esperanza.

J.M. Gamboa